Jorge Andía el artista aragonés sin pelos en la lengua y la protesta en el puño

    Si viajamos hasta Borja, Zaragoza, podremos ir al epicentro donde todo comenzó para Jorge Andía, artista que va haciéndose poco a poco su hueco en la escena aragonesa a través de sus pinturas y sus populares grabados. Son más de un centenar de exposiciones que nos han dejado de piedra no solo  por su talento, sino por su crudeza, su atrevimiento y su mensaje.

    Desde G13 nos hemos trasladado hasta su tierra natal para conocerle mejor e introducirnos en su obra.

    Grabado de Jorge Andía

    ¿Cómo te iniciaste en el arte y cómo comenzó tu interés?

    “El interés ha estado siempre. Digamos que empecé por una encrucijada personal que se juntó cuando estaba terminando filosofía, que descubrí que era disléxico y no podía expresar con palabras lo que quería… digamos que los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo y llegó un momento que me di cuenta que me hacía trampas a mí mismo, yo mismo te decía que no hay problemas filosóficos sino errores de lenguaje… ¿cómo un disléxico se va a plantear hacer crítica de lenguaje para resolver esos problemas que tiene la filosofía? Y hasta ahí pensé que no había más. Entonces también se juntó un momento de adicciones bastante chungo, me quité de según qué cosas y me dieron taquicardias, me puse chungo. Para quitarme esa ansiedad empecé a pintar y lo que empezó siendo una especie de terapia se mostró como la solución al problema que había encontrado con el lenguaje a la hora de afrontar la filosofía, intenté plantear problemas filosóficos o intentar crear una reflexión no tanto con palabras sino con imagen.”

    Jorge Andía

    ¿Qué cosas te resultan más inspiradoras?

    No sé si trabajo por inspiración pero la pintura antigua me gusta mucho.”

    ¿A la hora de pintar qué es lo que más te gusta pintar? ¿O bien improvisas sobre el momento?

    “Hay temporadas. Pues primero tuve una época más ingenua, ¿no? Que decía Schiller hablaba de lo ingenuo y lo sentimental, pues digamos que las primeras pinturas eran bastante ingenuas a la hora de utilizar los colores pero que había unas temáticas y unos problemas… “El rito”, “Ell Fisis y Nomos” son cuadros que tienen ya una problemática pero a lo mejor a nivel técnico no daban todo lo que quería dar. Luego vino otra… esta época que es plenamente nostálgica, ¿no?, que es una vuelta a cuadros que ya existían intentando actualizarlos, intentando crear una problemática actual. Intentando mostrar que ese lenguaje que utilizaban antes todavía sigue siendo válido a pesar de lo que haya evolucionado las artes tanto en abstracción en sacar el arte del museo, sacar el arte del mundo del arte al final muchas veces se queda un arte que si no es una persona que está metida en el mundo del arte no lo irá a comprender, sin embargo el arte antiguo hasta las manifestaciones más del románico todavía siguen teniendo un mensaje y nos transmiten cosas que a lo mejor un Kandinsky por todo lo espiritual que nos quiera contra que es no lo llega a transmitir.”

    Cuadros sobre la identidad de género

    ¿Cómo definirías, teniendo en cuenta todo lo que me acabas de explicar, el arte urbano?

    “Es que no me dejan salir a la calle” Se ríe.

    ¿Cómo que no te dejan salir a la calle?

    “Es una forma de hablar.”

    ¿Qué pasaría si Andia saliera a la calle?

    “Que ardería.” Se rie.

    ¿Serías una especie de Banksy que sería aceptado pero rechazado a la vez artista vándalo?

    “Hombre, por ahí van un poco las cosas, sí”

    ¿Te defines con el arte protesta?

    “Sí, en el fondo estos cuadros que estoy trabajando ahora aunque sean cuadros antiguos son una vuelta a problemas actuales; la pandemia, problemas de género, la intolerancia… son todo… y más que tengo planteados que se verán más por dónde van los tiros.”

    Arte protesta

    ¿Qué es lo que más te perturba y te incita a hacer este arte protesta?

    “Pues a lo mejor la propia sociedad, ¿no? ver que hay cosas que… que hay mucha hipocresía, ¿no?, intentar desvelar un poco esos velos detrás de los que se esconde uno.”

    Hemos hablado de pintura pero ¿qué más técnicas te gusta emplear a la hora de expresarte?

    “Cualquier cosa dentro de las artes plásticas incluso… todo es expresión, hasta un gesto ¿no? Pero sobre todo mi trabajo es la pintura, el grabado… el grabado me gusta mucho, casi son más reconocidos los grabados que… he tenido más ocasión de exponer grabados que pintura pero me considero sobre todo pintor y luego pues técnicas boli Vic, escultura, pastel, acuarela es lo que toco un poco. Pero claro dentro del grabado sí que me gustan más lo que son las técnicas tradicionales desde la agua tinta, buril, la mezza tinta estoy trabajando ahora es todo mordida dulce sin ácidos. Berceau más plancha luces una técnica que, vamos, se utiliza poco pero es interesante. Hace poco lo tuve que sacar de libros del XIV Manuel de Rueda, de su facina de mil seiscientos y pico y vamos sacando de aquí ideas. Luego la crítica a la sociedad, Europa tiene esa suerte de entrar en colapsos en crisis en tragedias pero luego después siempre viene un renacimiento ¿no? Ese fénix que sale de las cenizas y un poco el arte pues tiene que jugar ese papel de a lo mejor volver a principios y valores que estaban un poco olvidados pero que pueden llevarnos otra vez alante.”

    Fancina de Manuel de Rueda

    ¿Cuáles son tus mayores logros en tu carrera artística?

    “Hemos hecho exposiciones este año en Teruel, en Zaragoza, pintar cuadros para conventos, ayuntamientos lo que viene un poco también viene haciendo un pintor tradicional, no de galería sino de… por encargo casi casi ¿no? más que… eso no quita que luego haya una producción independiente mía que  a lo mejor no se haya podido mostrar tanto.”

    ¿Entonces, resultan más los encargos que esas obras que puedes crear de una manera totalmente libre? ¿o ha tenido salida esta libertad artística que has podido sacar?

    Una cosa digamos que mantiene la otra. Que a lo mejor lo que es… para hacer grabados la inversión en todo… pues los papeles, tintas, las planchas son entonces pues una cosa va apoyando a la otra. Claro que pintaría solo lo que a mi me gustara pero en el mundo que vivimos pues hay que adaptarse también al mercado, ¿no? En el fondo tampoco es, es malo. Al que le va bien en el fondo está satisfaciendo una necesidad. Y también la necesidad de arte aunque como están las cosas es normal que no se invierta tanto como en otras épocas.”

    ¿Cuáles son tus colores favoritos para expresar a día de hoy? Yo sé que tal vez en diferentes épocas de tu vida utilizas otros tonos pero hoy…

    “Los ultramarinos es el color que más me gusta. El antiguo lapislázuli. Sí es un… bueno, es un color con historia, se llegó a perder en Europa durante… desde el renacimiento hasta que el mil ochocientos sacaron un sustituto químico, no sé cómo se llama… sintético, ¿no? Lo sintetizaron el color… pero tiene una profundidad que no tiene otro color… es como reflexivo.”

    Arte protesta con colores ultramarinos

    ¿Y qué pintarías hoy con ese color?

    “Lo utilizo bastante, lo que pasa es que muchas veces lo mezclo con otros colores pero está en todos los cuadros, por ejemplo los azules del paño este que lleva abajo en las manos aunque lleva otros colores, otros azules… creo que lleva también azul de Prusia… pero me molan también los tonos más apagados como las tonalidades ocres en los grabados los sepias… no sé, además soy un poco daltónico.”

    Y por último ¿qué es lo que expresas hoy en día?

    “Casi es más… aunque tengan una intención los cuadros es un… un proceso digamos de aprendizaje es lo que antes que decía que los primeros cuadros faltaba técnica pues ahora con técnica aprendiendo un poco pues de los pintores pues como Rembrandt, Durero, Caravagio y luego pues digamos acercarte a los materiales, conocerlos, trabajar con ellos, luego perfeccionar las técnica, después de esto es cuando yo voy a trabajar las ideas pues realmente mías y que llevo pensando en bocetos, en apuntes durante… bastante tiempo. Hago apuntes porque sino se me olvidan las cosas… a lo mejor… ahora mismo tendría pensadas dos o tres exposiciones más, la cabeza va antes, no pintas siempre lo mismo… abstracción, en otra vuelvo a lo clásico pero al final hay una idea común.”

    Retrato por encargo

    Bohemio, rebelde, inconformista… un artista versátil. modesto y abierto al que le nacen un sinfín de oportunidades que todavía nos quedan por ver. No sabemos dónde lo veremos la próxima vez así que si prestas atención ¿quién sabe? La próxima ciudad podría ser la tuya. Desde G13Mag esperamos que nos visite en el club muy pronto y deje su huella.

    G13 Club es un círculo privado de consumidores de cannabis con sede en Barcelona y una plataforma multidisciplinar que desarrolla y produce distintas actividades relacionadas principalmente con la cultura urbana, la música y el arte.

    Leave a Comment

    This website uses cookies. By continuing to use this site, you accept our use of cookies.  Learn more